lunes, 2 de mayo de 2011

Educación en la esgrima.

Hoy vamos a hablaros de la importancia de la educación en el deporte de los más pequeños. Es de vital importancia, conocer qué beneficios proporciona cada deporte a nuestros pequeños, y respecto a lo que nosotros nos atañe, qué beneficios tiene la práctica de la esgrima para los niños.
Es importante, tener en cuenta que el deporte desarrolla físicamente y mentalmente a los niños, y a hacerles partícipes y conocedores de una serie de valores sociales, morales e intelectuales.

Un niño que desde pequeño practica deporte, es un niño que desde pequeño aprende a participar en dicho deporte como deportista y se involucra como espectador, como árbitro, etc. Si tenemos en cuenta esto, la actividad deportiva introducirá al niño en la sociedad, ayudándole a superar la timidez, a relacionarse con el resto de niños, a aprender a colaborar para lograr un objetivo, a ser tolerante, a compartir, etc. Además, también facilita el crecimiento de sus huesos y músculos, la corrección de malos hábitos y la potenciación de los buenos, la estimulación de la higiene y el desarrollo de cierta responsabilidad sobre sus acciones.
Si bien, una vez que sabemos qué proporciona el deporte en general a los más pequeños, vamos a centrarnos en los beneficios de el aprendizaje de la esgrima en los más pequeños.
1)La esgrima, es un deporte no focalizado, es decir, no se ejercita una parte del cuerpo sobre el resto, sino que se realiza un ejercicio más o menos estable para todo el cuerpo, con lo cual evitamos sobrecargar zonas concretas en detrimento de otras.

2) La esgrima es una actividad de habilidad, que potencia la destreza al tener que adelantarse y evitar los movimientos del otro tirador. Esto a su vez, facilita el desarrollo psicomotriz: la velocidad, el equilibrio, la coordinación, los reflejos y la capacidad de reacción del niño.
3) al tener que adelantarse a situaciones rápidas, mejora la inteligencia y la capacidad de razonamiento del niño, así como su capacidad de idear tácticas y solucionar conflictos.
4) Desarrolla el control sobre los propios impulsos y emociones del niño, ya que de ello depende realizar una acción de forma acertada.
5) Como deporte, la esgrima potencia la socialización del niño, con lo que aprende respeto propio y hacia los demás, así como la potenciación del afán de superación en detrimento del abandono ante situaciones difíciles.