sábado, 28 de mayo de 2011

Esgrima antigua (parte 2)

Como lo prometido es deuda, hoy os traemos el segundo post sobre esgrima antigua. Esperamos que os guste tanto o más que en de ayer :)
"Seguimos con una de las evoluciones de la espada, concebida para hacer frente a la mayor difusión de las protecciones metalicas, las armaduras de placas, que a lo largo de los siglos XIII y XIV de empezaban a dar entre los caballeros de la época.
Esta arma, de hoja recta y doble filo, medía alrededor de 1,08 y 1,3 m pesando alrededor de 1,3 kg y poco más de 2, a lo sumo. Tuvo su época de auge en los siglos XIV y XV, adoptada como arma principal del caballero, que fue despreciando poco a poco las protecciones que daban los escudos, dejando su vida en brazos de las que ofrecían las armaduras de placas, cada vez más perfeccionadas. Conforme estas armaduras se iban haciendo cada vez más eficaces, el uso de esta arma fue variando, utilizando cada vez menos los cortes y cada vez más la punta, para perforar los huecos de las armaduras.
En su último recorrido, estas armas volvieron a los diseños tempranos, volviendo a disponer de un poder de corte profundo. Esto es debido a la aparición de las armas de fuego, que volvieron obsoletas las armaduras de placas, inútiles ya frente al poder de la pólvora. El soldado de a pie volvió a ser vulnerable a los cortes, razones de las evoluciones finales de la espada de mano y media.
Por último llegando al final del siglo XV se fecha la primera aparición de la espada denominada “ropera”, que a lo largo del XVI y XVII formará parte de nuestra historia. Se trata del arma más significativa de nuestro Siglo de Oro, y formaba parte del atuendo de cualquier gentilhombre. Esta arma tuvo muchísima evolución en su fisiología, pasando de guarniciones de lazo y un poder de corte importante, a guarniciones de doble concha, o de taza completa, y uso mayoritariamente de punta.
Es un arma en la que, aunque elegante, delicada y perfecta, se puede encontrar el diseño perfeccionado y adaptado a un fin exclusivo, el ser un arma completamente letal.
La espada ropera, y los tratados que de ella tratan, son el origen de lo que hoy conocemos como esgrima, encuadrado en el marco de la España del siglo XVI y XVII, donde la necesidad de defensa del hombre en su vida diaria era el pan de cada dia.
Queda mucha historia más por contar, que reservaremos para futuros artículos. Esperamos que hayan disfrutado, y haber despertado el interés por esta parte de nuestra historia, dormida y olvidada."
Terminado el artículo esperamos que os haya gustado tanto como a nosotros. Además, queremos agradecerle enormemente a Luís de la "Sala de Armas de Alcoy" que escribiera este artículo con toda la ilusión de hacernos conocer más a fondo la esgrima antigua. Si queréis más información, de nuevo os remitimos a la Sala de Armas de Alcoy y a la Asociación Española de Esgrima Antigua.
Además, si queréis ver el artículo original podéis pinchar AQUÍ.